El espacio

Lugar de encuentro para la reflexión

En la FD El Rule se podrán encontrar diferentes áreas para la reflexión, la investigación, la producción y la experimentación tecnológica desde enfoques artísticos y transdisciplinarios. Dichas unidades de trabajo colectivo incluyen el ágora, cabinas de audio y video, un taller de hardware, un taller de software y un espacio de documentación.

El Rule tiene fachada neoclásica, la primera en México hecha con pasta de granito moldeada, y guarda en sus maltrechas entrañas más de cinco siglos de historia.

Fray Bernardino de Sahagún, autor de la Historia general de las cosas de la Nueva España, señaló en uno de sus registros (mapa de Nuremberg), enviado por Cortés a los reyes españoles, que en ese terreno estaba el zoológico del emperador Moctezuma.

Los franciscanos construyeron ahí, a partir de 1524, el primer convento de esa orden en la Nueva España. En el sitio exacto donde se encuentra el Rule, en 1780 se construyó la capilla del Santo Cristo de Burgos, de la cual quedan algunos muros.

En la presentación del proyecto de restauración, la titular de la Autoridad del Centro Histórico explicó: “¿Qué pasaba en el Convento de San Francisco que lo hace tan extraordinariamente poderoso y lo convierte en un centro de la cultura de América?: pues aquí llegaron los 12 primeros franciscanos y una de sus primeras propuestas fue hacer la transición entre los grandes artistas que trabajaban la piedra, la madera, el barro, la pintura en el mundo prehispánico, al dominio de las técnicas del arte desde la perspectiva del Renacimiento”.

Ya en el siglo XIX, sobre las ruinas de la capilla se construyó un edificio de dos niveles, que albergó al Hotel Lara. En los primeros años del siglo XX la familia Rule le añadió tres niveles, y remodeló la fachada. Así nació el Edificio Rule. Se utilizó para oficinas y luego, en los años treinta, albergó al cine Cinelandia.

Con los sismos de 1985 su estructura se dañó, por lo que fue parcialmente demolido y abandonado; hoy, sólo su primera crujía y la fachada están en pie.

Durante la gestión de Cuauhtémoc Cárdenas, el edificio fue expropiado por el GDF. Desde 2002 la Fundación desarrolló el proyecto para rescatarlo.